La apertura de esta cavidad única, a la que muchos han bautizado ya como la "Capilla Sixtina de la Geología", supone la oportunidad de descubrir una de las maravillas naturales del paraíso subterráneo de Cantabria.
Se trata de una cavidad única, a la que muchos han bautizado ya omo la "Capilla Sixtina de la Geología" o la "Catedral de la Geología". Sorpresa, admiración, incredulidad…muchas son las sensaciones que provoca el increíble paraíso subterráneo de Cantabria, región que guarda en su subsuelo más de 6.500 cuevas, unas de interés arqueológico e histórico –caso de las cuevas con arte rupestre (existen 50 de ellas catalogadas) - y muchas de gran valor geológico y espeleológico. La apertura de El Soplao supone la oportunidad de descubrir una de esas maravillas naturales.
12
   
El proyecto de acondicionamiento, cuya primera fase se concluirá en 2005, constituye uno de los objetivos más ambiciosos del Gobierno de Cantabria en materia turística y servirá para dar a conocer al público un mundo de asombrosos paisajes interiores creados de forma caprichosa por la naturaleza.
3
6 7
9 8

Situada en un bello rincón entre los municipios de Herrerías, Rionansa y Valdáliga, con una intensa panorámica de la sierra de  Peñasagra y sierra de Cuera,  Picos de Europa, valle del Nansa y mar Cantábrico.   La Cueva de El Soplao  es la oportunidad de descubrir una de las maravillas naturales de Cantabria.

En  El Soplao   existe una gran variedad  de formaciones minerales,  las más habituales  son las  denominadas céntricas:  estalactitas que cuelgan  como carámbanos  de los  techos de la cueva,  y las  estalagmitas.   En muchos casos ambas  estructuras  se unen dando lugar a las llamadas columnas. De una asombrosa diversidad son las formaciones que se conocen como excéntricas o helictitas: éste tipo de formaciones en sección no tienen eje, de ahí su nombre, adquiriendo formas imprevisibles. Aparecen en techos, suelos, paredes, encima de antiguas estalactitas  y estalagmitas,   alcanzando su máxima  expresión  en una  zona conocida como "el Falso Suelo".  Este tipo de  formaciones,  si bien se encuentran en otras cavidades, nunca con la abundancia, calidad y espectacularidad de ésta.   Son sin lugar a dudas el mayor valor de ésta cavidad.

Las pisolitas o  perlas de las cavernas,   producidas por  el depósito de finas  capas de calcita alrededor de un núcleo, son esféricas,  lisas, tan perfectas  como las de las ostras.   Aparecen como "mantos", cubriendo una superficie de varios metros, o a modo de "nidos". Su tamaño varía desde pocos milímetros hasta excepcionalmente, varios centímetros.

En el fondo de los Gours,   que son  como pequeños lagos  de aguas tranquilas,  aparecen los cristales de calcita con todas las caras cristalinas armoniosamente desarrolladas. Las hay de diversas formas,   pero lo habitual es de caras alargadas y agudas aristas a modo de dientes de perro.  Crecen en el interior del agua fijándose alrededor de las paredes de los Gours.

El Soplao, paraíso subterráneo de singular belleza, un mundo de asombrosos paisajes interiores creados  de forma caprichosa por la naturaleza.   Considerada como uno de  los grandes  tesoros de la geología mundial.  La cueva es conocida desde finales  del siglo XIX debido a la explotación minera de La Florida.

Fué en 1975  cuando se inició su exploración espeleológica de la mano del  Speleo Club Cántabro,  encontrándose con con una de las cavidades mas hermosas del planeta.